CUANDO LA CANTIDAD DE INFORMACIÓN DISPONIBLE EN INTERNET YA NO ES FUNCIONAL

“Todo este fenómeno de multiplicación de la cantidad de información que existe en el mundo se ha venido a llamar la ‘explosión de la información’, aunque más bien debería llamarse la ‘explosión de la desinformación’, indigerible y confundidora”. (Cornella, 2002).

Para los que vienen acompañándonos en este blog, ya conocen el eje de nuestros temas y nuestro interés por indagar, aprender y actualizarnos sobre temas vinculados a la web 2.0 y de esta manera relacionarlo a la actividad turística y su realidad.

En esta ocasión, para no plantear fanatismos, también se consideró importante cuestionar algo que, a pasar de conocer la grandeza de internet, le sucede a muchos usuarios y es la saturación de información.

¿Quién no se ha conectado a Facebook, Twitter, Flickr, Google o Youtube y cuándo se dio cuenta ya habían pasado varias horas, hasta quizás realizar sus comidas frente a la computadora? ¿Cuántas veces se leen  artículos  muy interesantes y después no se pueden recordar? ¿Cuántas veces se abre y se hace “zapping” de enlace a enlace olvidando por dónde se inició o  se está qué buscando realmente? ¿Cuántas veces  se lee y se pierde el hilo de la lectura al llegar al tercer párrafo?

Para los que se sientan identificados, quizás pueda serles útil este escrito.

Según  Alfons Cornella  mientras aumenta sin cesar la capacidad tecnológica para enviar más información por unidad de tiempo, la capacidad de atención de las personas para absorberla o entenderla  no para de decrecer y cada  vez  hay menos tiempo para intentar absorber más información. Cornella menciona ciertas técnicas tecnológicas, psicológicas y de sistemas de aprendizaje que pueden ayudar a mejorar esta temática, sin embargo, la cantidad de información que las personas sean capaces de procesar y asimilar, seguramente tiene un límite. Por otro lado, pareciera que muchas veces se favorece la cantidad de información sin reflexionar para qué se conduce hacia tanta acumulación como así también el o los impactos que se puedan generar en el cerebro. En esta carrera, según Nicholas Carr, se sacrifica la capacidad de hacer algo con esa información que tenga que ver con la adquisición de conocimiento, la creatividad, el pensamiento crítico, la originalidad, el análisis y la reflexión. Siguiendo su artículo “¿Google nos está volviendo estúpidos?, Carr sostiene que internet puede disminuir la capacidad de concentración y contemplación ya que puede generar efectos perjudiciales sobre la cognición, aunque aún no hay estudios psicológicos y neurológicos definitivos que certifiquen esto.

ALFONS CORNELLA, asignó con el término “infoxicación” (información + intoxicación)   a  esta  intoxicación intelectual  de la cual nos referimos, y que le sucede también a muchos profesionales a la hora de gestionar la información que reciben para la toma de decisiones. El objetivo no es ponerse en contra de la tecnología sino ser conscientes  si esto sucede y buscar soluciones para hacer un mejor uso de la misma aprovechando sus beneficios.

Posiblemente con internet, como con todos los excesos, si uno se pasa de límite, deja de ser favorable, será responsabilidad de cada persona controlar su uso de internet para no afectar negativamente a su cerebro.

Siguiendo a José Luis Orihuela , puede que  sea el momento de optimizar el tiempo que se dedica a estar conectado consumiendo y/o generando información y comenzar a desconectar un poco más para poder conectar mejor.

De esta manera, y con sentido de buscar soluciones se comparte el siguiente video en el cual Alex Marti

sugiere recomendaciones para evitar que usuarios que están emprendiendo o quieran emprender su negocio (en este caso turístico) en internet, eviten caer en caos por exceso de información.

Como Evitar la Saturacion De Información en Internet

Hasta la próxima!!

Anuncios